1. Inicio
  2. Blog
  3. No debe existir el examen Ser Bachiller

No debe existir el examen Ser Bachiller

Está en boca de muchos el tema Ser Bachiller. Lo he escuchado desde hace varias semanas. Muchos estudiantes y padres de familia se quejan del sistema, mientras que el Instituto Nacional de Evaluación Educativa (Ineval) defiende el examen Ser Bachiller.

Como resultado de los dimes y diretes, el presidente Lenín Moreno pidió que Edwin Palma sea destituido de sus funciones como director de la Ineval. No obstante, el problema sigue sin resolverse.

Considero que la prueba Ser Bachiller no debería existir. Lo lógico y como ha regido siempre es que la universidad a la que el alumno aspire sea quien evalúe si es apto o no al ingreso para estudiar determinada carrera profesional.

Durante el examen el alumno se juega todo lo cursado durante años en cuestión de minutos. Los nervios impiden un buen rendimiento y el resultado no siempre es acorde a la verdadera capacidad del alumno. Por eso es que muchos jóvenes de buen aprovechamiento se caen durante este examen, a través del estrés que genera el acertar o no cierta cantidad de ítems.

Y es que no se está evaluando el discernimiento. Lo que se evalúa son resultados inmediatos. Además, la Ineval no está para graduar a bachilleres, pues resulta que gran porcentaje de la nota determina eso y debería ser así.

El problema no es rendir el examen. El problema de fondo es cómo se aplica el sistema educativo durante la secundaria. Es decir, la educación básica superior y el bachillerato general unificado (lo que antes del 2011 era ciclo básico de primero a tercer curso y ciclo diversificado, la especialidad que el alumno estudiaba de cuarto a sexto curso para obtener su título de bachiller).

Con el sistema anterior, el estudiante escogía si estudiar las especialidades de Químico-Biólogo, Físico-Matemático o Filosófico-Sociales. Al ser unificado todos ven lo mismo en clases y se limita la enseñanza de las materias, según la especialización con la que el alumno aspirará su ingreso a la universidad. Entonces, quedarán vacíos. Además también existen bachilleratos técnicos que se basan según lo que elija el estudiante: agropecuarios, industriales y otros.

Otro problema es que muchos padres de familias optan más por el cartón que por los conocimientos, al punto de comprarlos. Entonces, ahí hay alumnos que se gradúan sin saber nada. Además, hoy los estudiantes y padres de autovictimizan por cualquier cosa. El docente debe estar preparado legislativamente. A eso me refiero con las falencias previas a la universidad.

Insisto en que las universidades son las que deben evaluar a sus potenciales estudiantes y no el examen Ser Bachiller. Si fracasan en el examen, deben ser nivelados. Antes existía el pre universitario para garantizar el acceso a estudiantes que marquen la diferencia cuando se gradúen como profesionales.

Menú