1. Inicio
  2. Blog
  3. ¡Es hora de despertar!

¡Es hora de despertar!

El pasado 9 de enero recordamos los 20 años desde que se anunció e inició la dolarización en el país. Fue y es aún el mejor camino, pero no lo es todo. Apenas fue el primer paso para alcanzar el desarrollo que tanto anhelamos, pero aún falta mucho por recorrer.

Para recordar ese suceso organicé un foro en la UEES y quienes acudieron fueron muy jóvenes. Ellos tienen la idea clara de que tienen la responsabilidad de aportar para el desarrollo de la nación.

No obstante, no es la realidad de todos los menores a 35 años. Lamentablemente un gran porcentaje quieren la “papa majada”. Hay una juventud dormida en las redes sociales, que muchas veces desinforma. Esta generación está robotizada y dominada por la tecnología, especialmente de los celulares. Por lo tanto vive prácticamente desconectada de la realidad.

Si yo hiciera una encuesta o un muestreo sobre quienes de los menores de 35 años ven los noticieros a conciencia, estoy segura que como resultado sería apenas el 2%. Ocurre que muchos se enteran de las cosas a través de las redes y emiten opiniones de lo que desconocen. Si esta generación no se informa, no se puede corregir. Y esto va tanto para la nueva generación que deberá gobernar el país como los demás ciudadanos.

Esta generación debe soñar para tener ideas. Y cuando hay ideas se debe proyectar y ejecutar. Para eso se requiere saber lo que pasa en el mundo en todos los sentidos. Se necesita conocer el por qué y cómo otros países crecen para imitar lo bueno y desechar lo malo.

Los pequeños empresarios y quienes quieren serlo deben entender que Ecuador no es un país de solo habitantes, sino de ciudadanos que puedan exigir sus derechos, pero sin violencia. Y para eso es indispensable estar al tanto de la realidad nacional y mundial, no aislados.

Empecemos por este 2020: el turismo. Se necesita una estrategia para explotarlo bien. No es cuestión de solo mostrar los monumentos. Me refiero a que se puede explotar las bananeras, camaroneras, haciendas, la agricultura y más para conocer cómo produce el país. El extranjero tiene que conocer a quienes realmente mueven el país.

Y para aquello se requiere de transporte, capacitación para ese tipo de guías, de tratar con la gente común.  Otro tema pendiente es convertir la informalidad a una formalidad empresarial, pero eso lo abordaremos en otro espacio más adelante.

Menú