1. Inicio
  2. Blog
  3. El celular no está invitado

El celular no está invitado

La tecnología se ha convertido en una parte fundamental para nuestras vidas, estoy consciente y convencida de que no podemos quedarnos atrás, de eso depende el progreso. Pero hay espacios en los que se necesita de la interacción humana, sin la interferencia tecnológica.

Tengo gratos recuerdos de mi infancia, mis padres nos acostumbraron a almorzar juntos a diario y en ese tiempo compartíamos experiencias y hablábamos; es esa acción que no tiene valor monetario la más difícil de conseguir en la actualidad, porque el celular no siempre lo permite. Hemos pasado a ser dependientes de ese aparato tan útil. 

Tengo claro que, con hijos adultos que ya tienen sus familias, es complicado almorzar en familia a diario. Yo también tengo ocupaciones que no lo permiten, pero cuando mis hijos y nietos  llegan de visita, a la hora comer el celular no está invitado. Es más tengo una canasta en donde lo dejan, ese tiempo es nuestro y quiero que lo valoren.

Suelo ver a familias sentadas en torno a una mesa, físicamente sus miembros están presentes, pero su mente está tal vez en otro continente. Para mí la familia es el pilar de la sociedad y por eso cuando se acerca Acción de Gracias mi familia se reúne para reencontrarse. Somos más de 70 personas que compartimos de la dicha de seguir estando vivos, ahí me encuentro con mis hermanos, veo a mis sobrinos; es un evento imperdible. Hacer esta reunión para navidad es complejo,  con mis hijos lo que sí hago es almorzar el 24 de diciembre, temprano porque ya en la noche es una fiesta en la que es complicado reunirse.

Las personas debemos tener prioridades y así como es imprescindible estar conectados con el mundo, esa misma tecnología nos permite darnos un respiro. Antes cuando nos comunicábamos por radio teníamos que estar atentos para recibir el mensaje de lo contrario se perdía.  Ahora eso no sucede, todo queda almacenado, así que no hay excusas para no dejarlo a un lado por un par de horas, mientras disfrutamos de la compañía de las personas a quienes amamos.

Menú