1. Inicio
  2. Blog
  3. La actualización es necesaria en la educación

La actualización es necesaria en la educación

¿Queremos mejores profesionales? Sí, por supuesto. Y eso se consigue con una educación actualizada en todas las áreas. En este espacio quiero referirme a la superior. Lamentablemente en este espacio falta actualización en todo sentido.

Los contenidos en las materias, que forman parte de una malla curricular, deben actualizarse. Aún existen vacíos y contenidos arcaicos. Incluso, la forma de transmitirlos todavía lo es. Resulta que hay casos en los que muchos estudiantes han ejercido una profesión sin un título y al estudiarla detectan que la oferta de contenido no va más allá de lo que ya saben.

Ocurre, en ocasiones, que la práctica de la profesión supera a la teoría que ofrecen las mallas universitarias. También sucede que luego de graduarse los estudiantes encuentran otra realidad en el ejercicio del título profesional que obtuvieron. Si no están bien preparados podrían fracasar.

 De hecho, viví la frustración de querer aprender más de lo que ya conocía cuando estudié ingeniería comercial y tenía años de experiencia profesional, pero sin un cartón. Ojo, la educación y el título son importantísimos para prosperidad laboral y, por supuesto, para la economía nacional.

Noto que existe mucha burocracia en los centros educativos y eso es un obstáculo. También se requiere actualización de temas cotidianos, que sean aplicables, prácticos y compatibles con la teoría que se enseña en las asignaturas. Se necesitan debates y análisis en todos los campos y, según la carrera, para que sea más efectiva.

Es cuestión de saber detectar las necesidades. Lo hice desde 1991 cuando inicié mi gestión como presidenta de la Cámara de la Pequeña Industria (Capig). Aquello significó la transformación del Domingo Comín, de un colegio tradicional a uno técnico y luego la universidad salesiana. Se puede.

El acceso a la educación superior de calidad debe ser una prioridad en el país. Eso incluye a la obtención de títulos de cuarto nivel, cuya presión de obtener el cartón, limita a muchos profesionales capaces cuando se trata de acceder a un mejor puesto de trabajo y obliga al pago de cuantiosas cantidades, en muchos casos, fuera del país o de la ciudad en que residen.

Menú